espejo retrovisor con nieve

El invierno no es un enemigo en la carretera si sabes qué hacer

Nos guste más o menos: “Winter is not coming”…¡el invierno ya está aquí! Y, aunque nos encantan las estampas navideñas, hay que reconocer que con su llegada hay algunas situaciones que se vuelven más complicadas, sobre todo, al volante. Pero podemos hacer que la conducción en invierno sea tan amigable casi como con la mejor de las climatologías, sólo que para ello se necesita tener en cuenta algunas pautas de actuación. Si este es tu primer diciembre con carnet de conducir, presta especial atención a nuestras recomendaciones.

 espejo retrovisor con nieve

Comenzamos con el primer elemento que nos trae de cabeza: la lluvia. Y es que, nos guste o no, en esta época del año será mucho más frecuente encontrarnos con ella. Decir también, que la situación es diferente según el tipo de lluvia. No es lo mismo un diluvio que pequeños chubascos y esto influye, por supuesto en la conducción.

Especial atención aquellos que sois motoristas, ya que los primeros minutos de lluvia son cruciales para los amantes de las dos ruedas porque el suelo tiende a resbalar mucho.

En cuanto a pautas generales en esta situación, se debe moderar la velocidad y aumentar la distancia de seguridad, ya que en estas condiciones el tiempo de frenada aumentará. Una de las situaciones más peligrosas en situación de lluvia es el conocido efecto aquaplaning. Si os encontráis en esta situación en vuestro vehículo, no os dejéis llevar por los nervios, sujetad con fuerza el volante, dejad de acelerar progresivamente y, lo más importante, nunca frenéis.

Menos común que la lluvia, pero importante según en qué zonas, tenemos la nieve. Si frecuentas zonas con probabilidad alta de nevadas deberás aprender a colocar las cadenas y, por supuesto, llevarlas siempre contigo en el coche. También, si este es tu caso, sería conveniente utilizar neumáticos de invierno. Lo recomendable en estas situaciones es no utilizar el coche más de lo imprescindible, ya que, más peligroso que la nieve, es el hielo, el cual además es mucho más difícil de detectar.

Otro elemento que acompaña al frío es la niebla. Aquí la máxima es la precaución en todos los aspectos que requieren visibilidad. Debemos utilizar las luces antiniebla y estar seguros de que los demás vehículos pueden vernos, así que utiliza las luces, sea la hora que sea. Además, modera la velocidad y aumenta la distancia de seguridad, ya que, como decíamos, tu visibilidad dependiendo del espesor de la niebla puede que sea muy reducida y debes contar con suficiente tiempo de reacción.

Por último, no podemos olvidar el viento. En situaciones de mucho viento deberás sujetar con fuerza y firmeza el volante y extremar la precaución cuando estés cerca o adelantando a un vehículo grande.

Teniendo todos nuestros consejos en cuenta, ya no hay invierno que se te resista. Así que, ¡a disfrutar de los últimos días del año sobre ruedas!

¿Quieres tener acceso a todos los vídeos?

Para tener acceso a TODO el contenido de PracticaVial.com Regístrate Premium y aprovéchate de todas las ventajas que te ofrecemos.
Regístrate Aquí
Para saber cómo ahorrar prácticas y aprobar a la primera haz click AQUÍ:

Deja un comentario

Top